¿Qué hace que un edificio sea sostenible? II

English below if available

“El edificio más sostenible es el que no se construye” es un aforismo habitualmente escuchado que oscila entre la obviedad y la inexactitud. Los seres humanos necesitamos espacios donde acomodar nuestra vida y los edificios nos lo facilitan; además de ello, nuestras necesidades se modifican con el tiempo y los edificios han de satisfacerlas. Por otra parte, si adoptamos la definición de diccionario del término sostenible[1], no es posible realizar en puridad un edificio sostenible. Entonces, ¿cómo hacer para aplicar con un cierto fundamento el adjetivo “sostenible” a los edificios?

Los edificios, ya existan desde hace tiempo o sean de nueva construcción, requieren permanentemente materiales, energía, agua y otros recursos para realizar sus funciones. Estos entran en el edificio y salen de él transformados tras satisfacer estas necesidades. Imaginemos los edificios como espacios donde se transforman materias, elementos y flujos energéticos. Vemos entrar en un edificio por la puerta a las personas y sus objetos. Quizá seamos conscientes de que por algún otro lugar entran el agua, el gas, la electricidad y muchos recursos energéticos, éstos que producen su confort interior y permiten que el edificio sea habitable. Algunos de estos recursos incluso son gratuitos y nunca se acaban, como el sol y el aire.

La salida transformada de estos flujos de materiales y recursos, sin embargo, apenas se ve. Unas veces se ha realizado de forma oculta y enterrada, como sucede con el agua ya utilizada. Otras, esta transformación es invisible hasta cierto momento, como las emisiones atmosféricas, que sólo serán visibles cuando los daños y la contaminación sean altos. La electricidad nos parece limpia porque no tenemos presente su origen, pero su producción no es inocua. Los residuos que generan los propios materiales de construcción apenas son evidentes para nosotros; es posible que lo sean para otras generaciones, como el amianto o los restos que tardarán décadas en regenerarse. Pero que estas salidas sean ignoradas o casi invisibles no quiere decir que sean inexistentes.


…sigue…